Machagai Siempre

MS1 18 marzo, 2021

La directiva del Vaticano que prohíbe la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo provocó la desobediencia de algunos sacerdotes en Europa y dejó a los obispos perplejos sobre cómo impartir su ministerio a los católicos homosexuales.

Los conservadores elogiaron el fallo, emitido el lunes por la Congregación para la Doctrina de la Fe, pero decepcionó enormemente a los católicos homosexuales, que sentían que su Iglesia se volvía más acogedora con el papa Francisco.

“Siento una vergüenza indirecta por mi Iglesia”, escribió Johan Bonny, obispo de Amberes, Bélgica, en un comentario en el periódico flamenco De Standard. “Quiero disculparme con todos aquellos para quienes esta respuesta es dolorosa e incomprensible, su dolor por la Iglesia es mío hoy. Dios nunca ha sido tacaño o quisquilloso con su bendición a las personas”, señaló.

La respuesta de Bonny fue una de las más contundentes de un obispo. Otros, como el arzobispo Mark Coleridge de Brisbane, Australia, señalaron los desafíos que enfrenta ahora la Iglesia. “Una cosa es decir que no podemos bendecir las uniones entre personas del mismo sexo. Bueno, entonces comprometámonos a lidiar con la pregunta sobre de qué otra manera podríamos incluir a las parejas del mismo sexo”, dijo Coleridge en un seminario web con la revista católica The Tablet. “No es suficiente decir no podemos, no podemos”.

El padre James Martin, jesuita de Nueva York, dijo que teme que la directiva pueda llevar a que “algunos católicos LGBTQ abandonen la Iglesia, después de años de sentirse rechazados y no bienvenidos”.

En Alemania, más de 1.000 personas, en su mayoría sacerdotes, firmaron una petición en la que decían que no se negarían a dar bendiciones, según Burkhard Hose, un sacerdote que lanzó una iniciativa pidiendo “desobediencia pastoral”.

En algunos países, las parroquias y los ministros han comenzado a bendecir las uniones del mismo sexo en lugar del matrimonio, y se ha pedido a los obispos que institucionalicen de facto tales bendiciones, aunque la práctica causó alarma entre los conservadores.

El dictamen de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que fue aprobado por el Papa, sorprendió a muchos en la Iglesia de 1.300 millones de fieles, porque antes se había mostrado más conciliador con los homosexuales que quizás cualquier otro pontífice.

Ha celebrado reuniones con parejas homosexuales y ha animado a aquellos que quieran criar a sus hijos en la Iglesia a hacerlo. En 2013, hizo el famoso comentario “¿Quién soy yo para juzgar?” Sobre los homosexuales que buscan a Dios y tratan de vivir según las reglas de la Iglesia. La Iglesia Católica dice que las tendencias homosexuales no son pecaminosas, pero los actos homosexuales sí.