Machagai Siempre

MS1 27 diciembre, 2020

Desde hace tiempo Argentina pedía que se considere a las islas como zona en litigio y no como territorio de ultramar del Reino Unido.

A dos días de concretarse la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el bloque anunció que dejará de reconocer diferentes territorios en los que se ejerce soberanía británica.

Esto ocurre luego de que el primer ministro, Boris Johnson, anunciara la puesta en funcionamiento del Brexit y a un día de firmar un acuerdo comercial con la Unión Europea en que deja afuera territorios como las Islas Malvinas.

El texto plantea: ‘Los territorios a los que pertenecen el Tratado de la Unión Europea, el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea de la Energía Atómica son aplicables, y en las condiciones establecidas en dichos Tratados; y (…) el territorio del Reino Unido‘.

PRUDENCIA EN CANCILLERÍA

Si bien esto no implica un reconocimiento a la soberanía argentina sobre las islas, forma parte de un proceso de aislamiento por parte del Reino Unido que podría generar las condiciones para un cambio de posicionamiento europeo respecto del reclamo argentino.

Fuentes de Cancillería consultadas por medios periodísticos argentinos prefirieron mantener la cautela aunque reconocieron que ‘si bien no es una victoria propia, era algo que estábamos pidiendo‘.

El 18 de diciembre pasado, el canciller Felipe Solá en su carácter de presidente protempore del Mercosur había mantenido una conversación telefónica con el canciller de Portugal, Augusto Santos Silva, a quien pidió que ‘en las negociaciones de la UE con el Reino Unido, después del Brexit, se considere a las Malvinas como zona en litigio y no como territorio de ultramar del Reino Unido‘.

GOLPE A LA ECONOMÍA LOCAL

La posición oficial respecto a las dificultades económicas que esto provocará en las islas, antes que reconocer una presión para forzar a los británicos a discutir la soberanía, se sustenta en que el gobierno allí emplazado ejerce la explotación ilegal de los recursos.

En reiteradas ocasiones durante las últimas semanas, el Gobierno ha manifestado que podría emprender “acciones legales” contra “las actividades no autorizadas” de “explotación de recursos naturales”.

Así como están las cosas en este momento los malvinenses perderían las cuotas de acceso y la rebaja arancelaria por la que venían beneficiándose desde hace años, además de la asistencia financiera para desarrollar una economía que es extremadamente dependiente de la pesca, que equivale al 60% del PBI local.

La renta per cápita de Malvinas es mayor que la de los habitantes de Gran Bretaña y la pesca supone el 75% de sus ingresos con gran presencia de barcos extranjeros que pescan calamar.